MIS COSAS DE JACA

Estas páginas van destinadas a todas aquellas personas que quieren a su ciudad, como me sucede a mí con la mía, Jaca. Hablaré, pues, de “mis cosas” esperando que alguna de ellas pueda ser también la tuya o, sencillamente, compartas mi afición por “colarme” entre el pequeño hueco que separa la memoria de la historia, lo general de lo particular o lo material de lo inmaterial. Estas “cosas de Jaca” están construidas a base de anécdotas , fotos de ayer y hoy, recuerdos y vivencias mías y de mis paisanos y de alguna que otra curiosidad, que me atrevo a reflexionar en voz alta. No es mi propósito, pues, ocuparme de los grandes temas de los que ya han tratado ilustres autores, es más bien lo contrario: quiero hacer referencia a rincones ocultos, héroes anónimos, huellas olvidadas, sendas por las que ya no se pasa, lugares que fueron un día centro de atención y hoy han sido relegados a la indiferencia, al olvido o al abandono; a unos escenarios donde se sigue representando la misma obra pero con otros actores.

sábado, 30 de mayo de 2020

LOS ORÍGENES DEL FÚTBOL EN JACA, 1914 / 1936





LOS ORÍGENES DEL FÚTBOL EN JACA, 1914 /1936



 Campo de Cavero- Victoria. Foto de Alfredo Claver Trigo


Aquella pelota no era para jugar en el Trinquete situado entre la calle Mayor y la actual Sacho Ramírez, ni tampoco para darle con la mano, y menos, para jugar a cubierto. Era otra de mayor tamaño, de unos 70 cm y de género masculino, el balón. Estaba destinado a ser el máximo protagonista de un juego en el que el pie iba a adquirir novedosas e insospechadas destrezas. Capaz de lanzar un cañonazo con precisión milimétrica o de hacerlo correr con la suavidad y los efectos de una bola de villar. Y todo ello con el pie, al que se le va a amaestrar para sutiles golpeos: con el empeine, con el interior, con el exterior, de puntera, de tacón... Todo ello en un juego que, como un reguero de pólvora, se extendió por todo el planeta sorprendiendo a propios y extraños tanto que buena parte de los comentaristas se vieron en la necesidad de utilizar préstamos lingüísticos de la Inglaterra Victoriana, lugar donde había nacido este deporte, allá por el año 1870. De tal manera que el público que asistía a los partidos de ese primitivo "foot-boall" se vio obligado a familiarizarse con términos como: "team, "corner", "goal", "offside", "dribling",  "goalkeeper"… eso sí, intercalados con otras voces mucho más familiares y castizas propias de la fiesta taurina, de las que con frecuencia se solía echar mano: ¡olé!, faena, dar un baño, casta, pinchar en hueso, ser un figura, tener buen cartel…, entre otras.

España se incorporó a la Federación Internacional de Fútbol en el año 1913. Para entonces, quizás antes, el balón de fútbol ya corría por Jaca, pues se tiene noticia de que los jóvenes que venían a cumplir el servicio militar a la ciudad lo venían practicando en el patio interior de la Ciudadela, donde, por otra parte, también se improvisaban corridas de toros. Pero tampoco les irían a la zaga los jóvenes jaqueses en la práctica del fútbol, puesto que para las fiestas de Santa Orosia de 1914 ya se proponen"unos partidos de foot-boall organizados por un combinado de las juventudes militar y civil para retar "amistosamente" a los equipos de Huesca y Barbastro"  (LU, 23 de abril,1914).
 Tras el Templete donde se oficiaba la veneración a Santa Orosia (1908/1968), en recuadro amarillo, según Hilario Casanova Martínez, el primer campo de fútbol que existió en Jaca 


Estaba claro que esos mozos jaqueses, que se codeaban con los experimentados soldados en 1914, ya venían dándole al balón por el año 1900 en lugares habituales como: el patio del recreo de los Escolapios; las Eras del Molino, próximas al molino de la Mutua Electra Jacetana (entre el Gran Hotel y el IES D. Miral) y los glacis de la Ciudadela. Y sobre todo en el mayor y más amplio espacio intramuros que la ciudad dispuso desde la Edad Media y donde se venían celebrando los eventos más trascendentes, la plaza del Campo del Toro; lugar donde los chavales "chutaban incansablemente los domingos del año 20 ante la indiferencia de unos y burla de los más que los tomaban por locos recluíbes" (LU, 30  de mayo 1935)  y en muchas ocasiones jugaban desafiando las inclemencias del tiempo a la espera de que la soleada primavera fundiera las copiosas nevadas del invierno. 
Pero, ¿y los mayores? ¿dónde jugaban sus partidos? Encontrar un terreno amplio y gratis, cuando la práctica del fútbol era vista con cierta indiferencia, si no con hostilidad, no parecía empresa fácil. Hilario Casanova en El fútbol en Jaca afirma que "el primer campo de fútbol se encontraba a la espalda del Templete dedicado a Santa Orosia". Ciertamente, allí disponían de un terreno amplio, llano y cercano, el de las tradicionales Eras Mayores, propiedad del Ayuntamiento; zona en la que con posterioridad se realizaría el mercado de ganados, hoy, en parte, ocupado por la estación de autobuses.
 Hacia el año 20, los partidos que jugaba el equipo jaqués no pasaban de ser amistosos y sin federar; pero, a juzgar por lo sucedido en mayo del mismo año, los triunfos que obtenía el equipo del Regimiento Galicia, en los partidos jugados en el patio de la Ciudadela, debían sentirse como propios en la ciudad, pues, tras vencer en el concurso militar regional de balompié, la copa lograda estuvo expuesta en el escaparate del comercio de Mariano Cavero "La 25.000",  en ese momento situado en el nº 49 de la calle Mayor, justo enfrente de las Escuelas Pías"(LU 27 mayo de 1920).

                                      
                            1922, LA  A. D. SOMPORT  


 "Un puñado de jóvenes jaqueses, llevado de nobles impulsos, ha organizado un equipo de "fútbol" que tiene ya arrestos para hacer gala de su maestría y entusiasmo..." (Lu, 22/ VI/1922).

En efecto, en el escenario "oficial", en el patio interior de la Ciudadela, se jugarían dos partidos amistosos contra uno de los equipos que en esos momentos existían en Huesca, el F. C. Bosco. Por parte de Jaca lo haría un grupo de jóvenes que habían fundado el 22 de abril de 1922 La Agrupación Deportiva Somport. Esos partidos, jugados el 26 y 27 de junio, constituyeron uno de los platos fuertes de las Fiestas de Santa Orosia. La presencia de las autoridades y los trofeos donados por José Sánchez-Cruzat y Mariano Cavero le dieron al partido cierto aire de bautismo oficial, pues aquel día  "...la afición pudo contemplar por PRIMERA VEZ un partido seriamente organizado, que aun cuando no entrenados todavía en las argucias del juego..." (EPA,1/VII/1922), los jugadores cumplieron con creces ante el equipo de la capital. La Agrupación se impuso en el primer partido por 4 a 3, perdiendo el segundo por un ajustado 0 a 1.
Formaron en aquel equipo histórico: OLIVÁN, FERNÁNDEZ, ORÓS, LÓPEZ, GARCÍA, TERRÉN, FOREST, VILAS, DUCH, GOMBAU, PÉREZ Y ARAGUÁS.  La Junta estaba presidida por Luis Duch al que acompañaban: vicepresidente, Pascual Sáchez; tesorero, Salvador Pérez; secretario, José Lacasa; y como vocales: Miguel Terrén, Olegario Ferrer y Ramón Calles (LU,26/VI/1922).


Se hacía difícil encajar un rectángulo dentro de un pentágono, así como alinear las porterías y evitar que el numeroso público pisara el césped, pero la Ciudadela alivió la ausencia de un campo de fútbol. Delante de la portería y de los arcos del patio de la Ciudadela, donde abundaban uniformes militares, el MERCANTIL F. C., equipo que había sido filial de la A. D. de Jaca, rehecho en el "III año Triunfal", 1938. Ese día se enfrentó al equipo ARTILLERO, terminado con un empate a 3. En la formación: TURRAU,  S. PALACIOS, LÓPEZ, GOIBURO (soldado de intendencia), ESTEBANETAS y CALLIZO. Agachados: J. DOMÍNGUEZ, "HIJO DE CARABINERO", GRACIA,  ÁNGEL ARA, LEANDRO, CARTERO, PACO ELÍAS y un niño huérfano de Biescas, vestido de soldado, que vivía en la Ciudadela. La fotografía es de 1940, cuando de nuevo la ciudad se quedó sin campo de fútbol. Foto publicada en El fútbol en Jaca, H. Casanova.
Así es como debutó esta primera y floreciente Sociedad, la  A. D. Somport, luego A. D. Jaca, que tantas alegrías regalaría a la parroquia futbolera de la ciudad; todo ello, con jugadores de casa, con una entregada afición y con un Ayuntamiento que sacó de sus arcas las 400 pesetas que costó aquel evento festivo. Una Agrupación que, a pesar de su modesto presupuesto y falta de instalaciones, supo estar entre los 12 clubs que, en septiembre de 1922, realizaron, durante 4 días, la primera Asamblea General Ordinaria de la Federación Aragonesa de Fútbol con la representación de los clubes más importantes de Aragón: la Real Sociedad Atlética Stadium; Deportiva Universitaria; Zargoza F C; Iberia; Huesca; Gimnástica; U. S. Aragón; Fuenclara; La Deportiva; El Águila; La Agrupación; y el Somport de Jaca representado por Luis Duch. 
Eran momentos en los que a pesar de que se oían voces de que "la locura de los niños por el fútbol ponía en peligro a los transeúntes", su práctica también se veía amparada por comentarios en la prensa local:"Ya se sabe que la gimnasia como el balompié son obligatorios en muchos colegios, que hace de los jóvenes que la practican hombres robustos y vigorosos, endureciendo sus músculos y dándoles asombrosa ligereza además de salvar algunas de las diferencias que existen entre las diversas clases sociales, pues hay aficionados ricos, pobres, trabajadores y burgueses" (Sellac, LU 10 de agosto de 1922). 

Dicen que para progresar en el deporte no hay nada mejor que enfrentarse a rivales de mayor entidad que la propia, y en eso los jugadores de casa lo tenían fácil. De forma que, siempre que podían, jugaban contra la potente selección militar reclutada entre cientos de jóvenes soldados a los que sus mandos les habían impuesto la práctica del fútbol como obligatoria. 

 Escudo de la A. Deportiva Jaca
Por otra parte, en 
la ciudad existía una convivencia cívico-militar muy estrecha. Las penurias de una guerra cruel en la que los jóvenes de tropa caían como moscas (la Guerra del Rif), había dado lugar a frecuentes homenajes y actos de solidaridad en la Ciudad con los soldados destinados y repatriados de la Guerra de África. Se recaudaba dinero y provisiones organizando: tómbolas, festivales, actuaciones teatrales etc… y, cómo no, ¡partidos de fútbol!, jugados en la Ciudadela entre el equipo del Regimiento Galicia y la Agrupación Deportiva Somport, que con frecuencia eran ganados por el equipo Artillero de la Plaza, en su mayoría compuesto por vascos y catalanes. En aquellos días formaron por la A. D. Somport: ARAGUÁS, ORÓS, VENTURA, LÓPEZ, FERNÁNDEZ, LACLAUSTRA, TORRES, TERRÉN (L), ESCARTÍN, LAMOLDA y LACASA. 



              1923, EN LA CORONA DE LOS CUERVOS        
                                             
                                   
Lugar donde estuvo el primer campo reglamentario de Jaca,
 el de la CORONA DE LOS CUERVOS 
Era por junio de 1923. Había llegado la hora de dar un nuevo salto, tan alto, tan alto, que se subió hasta la Corona de los Cuervos. Por fin el fútbol jaqués, ahora con el nombre de La Agrupación Deportiva Jaca, tras "espedregarlo" y allanarlo, iba a disponer de un campo apropiado para su práctica. En medio de  una gran expectación, la inauguración tuvo lugar para las Fiestas de Santa Orosia, el 29 de junio a las 4,30 de la tarde. El rival elegido, el Huesca F.C. Los aficionados pagaron: media peseta los de preferencia y 6 los de palco.

  Escudo de la A. Deportiva Jaca 


Con la solemnidad que requería, tan novedoso evento fue bendecido por el señor obispo; la señorita Josefina Pueyo actuó como madrina, y como padrino, haciendo el saque de honor, el alcalde D. José Mª Campo. A la cita hubo quien acudió a pie, otros con ayuda de los carros de los farderos, algunos con autos alquilados para la ocasión, y hasta hubo quienes llegaron en automóvil propio. Los entusiastas de la Unión pelearon bravamente, pero el resultado, que terminó sin altercados, (no era extraña la intervención de la guardia civil para evitarlos) fue de 0 a1. La crónica del encuentro, en verso, y con tono de mofa, la recogió así el Diario de Huesca:   

Diario de Huesca 3/ VII/ 19123


    "Oración a Santa Orosia" 


"… Ya te supongo enterada / 
en la corte celestial / 
de que hubo en Jaca el domingo / un partido de fútball./ Es un juego de pelota/ que tiene cuatro bemoles;/llaman a la falta "córner"/ y a los tantos llaman "goles".../ Ganó el F.C. por un gol/("caramuello" bien menguao) más este gol a la U.D. / le supo a cuerno quemado/ Y hubo una miaja de bronca/ y hubo otra miaja de gresca / y ni un tráguico les dieron / a los de F. C. de Huesca. / Se dirá, santa gloriosa / en vista de estos desmanes, / que no valen tus devotos / para "esbozar" alacranes. / O que los diablos que echaste / en la semana pasada / andan todavía errantes / entre Uruel y Collarada…"

 Organizados y hasta arbitrados por el entusiasta e incansable Luis Duch, en agosto de este año se jugaron unos partidos contra una selección de veraneantes, costumbre que acabaría siendo un clásico para posteriores veranos. A la par se jugaba otro partido de cadetes en el que aparecían nombres que, con posterioridad, dejarían grandes tardes de fútbol : Acín, Periel, Valle, Echevarría, Mallé, Betés, Valero, Terrén, Aused, Cajal y Herráez.

No eran muchos los equipos federados en aquellos inicios. En la primera temporada 1922/23, organizada por la Federación Aragonesa de Fútbol y amparada por la RFEF,  jugaron en la primera categoría equipos de Zaragoza: el Iberia, el Stadium, el Fuenclara y  la Deportiva Universitaria. 

La A. D. de Jaca peleó en Segunda A, junto al Aragón, el Huesca y la Universitaria, dejando la Segunda B para el Zaragoza, la Agrupación, la Gimnástica, el Águila, el Español y la Recreación.
En noviembre de 1923 el equipo se desplaza a Huesca al Campeonato Provincial donde, con extraordinario juego, vence al C. D. España (anterior Bosco) por 1 gol a 0  con la siguiente alineación: Bou (el mejor portero de la Federación Aragonesa) Fernández, Ventura, Orós, Abajo, López, Quadrado, Terrén (Miguel), Torres, Lacasa y Usábel.                       
                                                                                                                                                                  
                                                                                  1924

Para entonces, 1924, y como ha sido tradición, surgió un nuevo club en la ciudad que dividió a jugadores y afición: LA UNIÓN DEPORTIVA ARAGÓN que disputó varios partidos. En el mes de mayo perdió contra el equipo reserva de la A. D. de Jaca por 0 a 4 y en otro, arbitrado por el Sr. Duch también contra el equipo reserva de la A. D. Jaca, ganó por por 2 a 1. Por LA UNIÓN formaron: Obrador, Callizo, Coronas, Ara, Samitier, Ilarri, Zubero, López, Piedrafita, Calvo, y Pueyo. Y por la AGRUPACIÓN: Izuel, Terrén (L.), Laclaustra, Orós (A.), Mallé, Fernández,(J.), Echevarría, Terrén (F.), Aused, Valero y Betés (LU, 29/V/24).

 Este año, en el que se jugó en la Segunda B aragonesa y en el Campeonato Provincial, se puede considerar como de asentamiento en el fútbol federado. En cuanto a resultados, hubo de todo:  Se jugaron partidos amistosos contra el Ayerbe y la Unión Deportiva Aragón. De campeonato contra el C. Deportivo España y contra el C. D. Norte de Zaragoza con triunfo a domicilio por 0 a 3, en el que jugaron por Jaca: Bou, Ventura, Fernández, Orós, López, Castaño, Terrén, Ramentol, Vilas, Chirri y Aso. Se  perdió con el Campeón de Aragón, el Stadium de Zaragoza, por 2 a 0; y se venció a los de Huesca en la Corona por 4 a 0. Y para las fiestas de Santiago, en Sabiñánigo, inaugurando su campo de deporte, se disputó el primer "derbi" entre Jaca y Sabiñánigo ganando la copa la A. D. Jaca a los del ARALTA F. C. Este equipo en su mayoría estaba formado por chicos de la fábrica de Energías. En septiembre, el otro equipo de la ciudad, la U. D. Aragón, venció por 1 a 0 en partido amistoso a la equipación reserva del Aralta F. C. de la citada barriada de Sabiñánigo.

 17 de julio de 1924. (La Unión)
Eran momentos en los que el fútbol se veía constantemente envuelto en una fuerte polémica sociocultural, tanto a nivel nacional como local. Su práctica seguía subiendo enteros, pero no podía evitar ser comparado con los valores del toreo; tanto que no eran pocos los recelos de un sector de los amantes de la tauromaquia e intelectuales, que veían en la creciente pasión desenfrenada por el fútbol una signo de analfabetismo y de pobreza cultural. Pero, como dirían los castizos, incluso en esto, había división de opiniones. El movimiento Regeneracionista también incidió en la dicotomía taurina-deportiva, viendo en esta última un compendio de notables valores. Unamuno llegó a decir que el fútbol era "más espontáneo, más libre, menos intervenido, y más educador y más divertido que otras emulaciones patrióticas".
Una controversia a la que no fueron ajenas las plumas más notorias de la ciudad, como FREE-KIKO:  "Antes la mayor distracción de los chicos era simular corridas de toros, ahora, arman partidos de fútbol en cualquier calle o plaza y en muchos casos atentando contra la seguridad... tendrán que sustituir el ganao por el balón y el vistoso traje de luces por el equipo de Fúbol…el fútbol es más culto que las corridas de toros, y no tan peligroso pues el Reglamento en el capítulo IX, dice: prohibidas las zancadillas, patadas y saltos" (LU, mayo de 1923 )
Y, pasando a mayores, tanto en la profundidad de la argumentación como en el número de artículos publicados, tuvieron un gran eco los firmados por Andrés Cenjor Llopis y Lorenzo Loste Echeto en una enconada disputa con los de Luis Duch Lacasa y José Beriténs en el periódico La Unión en 1924. 


 Luis Duch Lacasa. Sus convicciones republicanas
 le segaron la vida a los 30 años. Fusilado el
28-07-1936

                     
     He aquí una pequeño exponente de los mismos:     "Influencia perniciosa del Fot-Ball en la juventud" "el abuso de ese juego es vuestro enemigo: usarlo como lo que debe ser un recreo".
  "Deporte y atletismo sus características y principales diferencias"… el fútbol callejero, molesto para el transeúnte cuya integridad corporal peligra… Me parece reprobable por no llenar las condiciones que señala la Higiene y que a los niños hasta los 14 o 15 años no se les debe dejar futbolear"(A. Cenjor). "Mens sana in corpore sano"  agradecemos los paternales consejos que da el farmacéutico militar D. Andrés Cenjor... el deporte tiene la virtud de desarrollar al mismo tiempo el músculo y la inteligencia...podríamos citar a Santiago Ramón y Cajal. Además, la práctica del fútbol no ha evitado que se siga jugando a las chapas, al billar, al toro, a las cartas y en el tapete verde…"(J. Beritens y L. Duch). 
1928. Marco, Durán, Guardó, Giménez, Duch, Navarro
   Pérez, Uriz, Beritens . 
F
oto El fútbol en Jaca, H. Casanova. 


"Fiebre 
futbolística"  el fútbol ha dejado de ser un medio para convertirse en un fin …juegan para cosechar aplausos …¡es bastante más fácil hacer un "goal" que atravesar estas colladas del Pirineo cubiertas de nieve cuando sopla un viento huracanado y marca el termómetro diez grados bajo cero!(L. Loste). "A los señores Cenjor y Loste…" …nosotros también creemos que en esas excursiones por las montañas, el 90% de los futbolistas no le hubieran seguido, porque son gente joven y acostumbrada y…¡hubieran ido delante! (L. Duch  y J. Beritens)



                EN EL CAMPO DE CAVERO-LA VICTORIA



 Campo de Cavero (Victoria). Foto Alfredo Trigo

El 1926 iba a traer novedades al fútbol jaqués. Una nueva Junta presidida por Fernando Oliván, en la que entre otros también se encontraban Luis Duch como vicepresidente y Miguel Terrén como vocal. Estos liquidaron deudas, firmaron un contrato con la sociedad Meca para la construcción de un nuevo Campo de fútbol y, lo más importante, unieron a la afición fusionando los dos equipos locales, aumentando los socios de 30 a 200.


 (La Unión)

El nuevo campo se realizó en el llano de la Victoria, junto al Amparo, a unos 900 m de la puerta de San Francisco, en terrenos de Mariano Cavero. Para ello se restauró una casa existente, en la que se realizaron la habitación para el conserje, un cuarto para material y botiquín de urgencias. Bendecido por el canónigo Luis Fumanal, el campo de la Agrupación, como el anterior, se inauguró de forma oficial para la Fiestas de Santa Orosia, ante un equipo francés, el Revel Sports, campeón de la Liga del Mediodía de Francia. Este campo, en el que se jugará hasta 1936, acabará conociéndose como campo de la Victoria, en recuerdo de la célebre batalla que los jaqueses libraron contra los moros un Primer Viernes de Mayo.
Espacio que ocupó el Campo de Cavero

Para entonces el fútbol estaba alcanzando el rango de fenómeno social. Eran frecuentes crónicas llenas de  emoción, realismo y no exentas de buen humor, como las que escribía Schoot a las que en nada aventajan las realizadas en la actualidad afamados  locutores. De una de ellas extraigo un sucinto resumen: 

"Pita Trigueros y los equipos se alinean en la forma siguiente: Huesca F. C. Campo-Bielsa-Ribot-Bosque-Joaquín-Noñé-Izquierdo-Margarit-Fernández-Gastón- y Güell. Por la . A. D. de Jaca:  Izuel-Orós-Mallén-Terrén (M)-Laborda-López-Chirriderecha-Valle-Terrén (F)-Alonso y Freudenthal.

"Las cuatro gotas que han caído han dejado el terreno en inmejorables condiciones... Sigue goteando… el juego se hace duro… tiran un golpe franco y se nos meten en casa, pero dura poco… Valle que lleva la iniciativa, pasa a Chirriderecha, este adelanta y de un fuerte chute, sesgado, consigue el primer tanto para los de casa.__ Se oyen aplausos… Orós recoge de cabeza y pasa a Terrén (F), este a Chirriderecha (I) que centra cual lo haría  el propio Aguirrezabala   …__ 


Crónica de Schoot sobre el  partido 
A.D. Jaca y el Huesca F. C. (La Unión, 1926)



El árbitro, en vista del estado atmosférico, decide atrincherarse, es decir, ponerse una trinchera…  Cesa la lluvia y el cielo también, por no ser menos despeja. A los 30 minutos justos, Güell, en una arrancada, tira a gol. Pabarra detiene, pero el balón "cual si fuera una trucha, se escurre, se cae y, ¡oh! desgracia, se mete en sus dominios. En este momento, todos los espectadores y espectadoras comprueban si tienen la cabeza en en su sitio y simultáneamente, miran al cielo. El espoletazo del empate, hace que los blanquizales ataquen con furia… Alonso, el gran chutador de la tarde, lanza fortísimo a las nubes...(Pepito Beritens y el practicante de la Sociedad asisten en el botiquín...) Faltan diez minutos para terminar el primer tiempo, y  Freuden, que juega mucho, mete el segundo gol para la Agrupación… Güell tira un córner contra Jaca, Orós lo manda nuevamente a córner, y este segundo lo despeja nuestro portero. ¡Somos los tíos de los Córners! … Son las 7 y 26 minutos y comienza el segundo tiempo.__ Saca Jaca a favor del viento...juego duro en ocasiones hasta sucio, a los cinco minutos, Alonso de un chute a la media vuelta, mete el tercero…Alonso ¡Cómo no, mi amigo! lanza otro cañonazo como el anterior y para qué les voy a contar; Campo, ni lo vio; y va el cuarto ¡Vamos! ya son bastantes que solo llevamos ocho minutos de juego. A este paso, van a estropear el contador. Terrén(F) ¡Cómo trabaja ese muchacho… a los 15 minutos se castiga a Jaca con un penal, … la pelota  se va al verde prado vecino...pasan minutos y el "toro" sin salir. Los "toreadores" se tiran al suelo, y el público, se tira de los pelos y se desgañita gritando ¡balones!, ¡balones!… el equipo forastero arrea que es una maravilla. Que se nos meten en casa... se mastica un disgusto. A Pabarra no le dejan ni masticar. Pero, ¿qué pasa, se juega al fútbol o a los elefantes? porque yo no veo más que repartir trompazos... Ya queda poco tiempo… un cuarto de hora. Se puede decir… Vaya si se puede decir. Se dice. Bien, pues se dice, que estamos embotellados… Nada, que no nos quitamos la mosca de encima. Decididamente estamos acorralados... y se introdujo en la red de nuestro "goalkeeper". Faltan seis minutos… golpe franco, Izquierdo tira un golpe franco que rozando el larguero se introduce. Pabarra lo tocó con los dedos. Y va el 3º para el Huesa. Los azul-grana por lo que se ve juegan en serio… a las 8,16 da fin el partido. Resultado 4 a 3 a favor de Jaca

 Por el río Aragón / baja baja una gabarra / con once jugadores / de la Agrupación de Jaca  (SCHOOT, LU, 22/VII/1926)

(I) (Con ese alias "Chirriderecha" se aludía a Jorge Marcelino Aguirrezabala Ibarbia conocido como Chirri I, jugador internacional del Athletic de Bilbao)

En ese  mismo año, 1926, entre otros se jugó contra el Metelúrgica de Tormos, el España de Huesca, el Aurrera de Liédena y, en agosto, en Jaca, un esperado amistoso contra el  Real Zaragoza con el resultado de 0 a 4.
En 1927 la Agrupación jugaba y vencía en el grupo de segunda B al Athletic de Zaragoza por 3-1.



 1928, con equipación blanquiazul la Agrupación Deportiva Jaca, en el campo del Huesca. (Foto publicada por J. Antonio Adell y  Celedonio García) 


                                                                                                 1929 -1936

                                                                     

1929 Campo de "Cavero", la Victoria. De pie: Alberto Herráez, Alonso, xxxxx,  Luis Betrán, Martín, Mallé,  xxxxx, xxxxx. Puente, Terrén, Caujapé, M. Izuel? (Foto publicada en El fútbol en Jaca, H. Casanova)


                                                                               1929

Entre los partidos habituales algunos acabaron con goleadas, como las que se dieron contra el Aralta de Sabiñánigo F. C. 7-0; contra el Deportivo Internacional 12-0; contra el C.D. Huesca 5-2;  contra la selección Pyrénéenne en Jaca 4-2 (el Jaca viste de rojo). Destacan tres partidos de postín: el que se jugó contra el ATLECTIC de Zaragoza, vencedor de la copa Iberia en 1926; el empate a 4 contra un Sangüesa reforzado con el internacional Lazcano; y el jugado contra el Iberia, veterano equipo que había sido campeón de Aragón en 1926. Eran habituales en las filas de la Agrupación: ACÍN, ALONSO, CAUJAPÉ, LARROCHE, TERRÉN, MALLÉ, ROLDÁN, BETRÁN, AUSED, BUENO y HERRÁEZ.


                                                                                 1930


 La cantera jacetana había dado sus frutos. Era frecuente acudir al campo a ver partidos organizados entre los  jugadores mezclados de la propia Agrupación, unos con la camiseta tradicional, la blanquiazul y los otros, cada vez más frecuente, con la roja. 

En cuestión de veinte años el fútbol jacetano había alcanzado uno de sus momentos culminantes. De manera que no era extraño ver los domingos el campo con 500 personas, como tampoco lo era la afluencia de numerosos forasteros; hasta el punto, de que "esa alegría que se vivía en torno al fútbol, dejaba no pocas pesetas en la ciudad". Especialmente atractivo para los aficionados, dado los ajustados marcadores, resultaba acompañar al equipo cuando bajaban a Huesca. Para ello, y por el precio de 10 pesetas, se podían sentar en uno de los autobuses que se fletaban para reunir en el campo de Villa Isabel a 200 aficionados.

1930. xxxxx, Bueno, Navarro, Betrán, Aused, R. Acín, Casto, Alonso, Herráez, Caujapé y Marraco (sentado)

Se iba a culminar la temporada con los habituales partidos amistosos: Olorón, Aragón de Zaragoza, el Ilumberri (Osasuna) jugado en Pamplona (4-3). Y un par de partidos excepcionales contra uno de los equipos pioneros del fútbol español; se presentaba en Jaca con tres títulos de la Copa del Rey en sus vitrinas y como componente  de los 10 clubes que disputaron la primera Liga Nacional en 1929, el Real Unión Irún. 


 (La Unión) 

En el primer partido, jugado el 25 de julio, se mostró  con el vecino nombre de "Pantano de Yesa" para jugar contra la A. D. Jaca reforzada. Esa circunstancial denominación del equipo irundarra se debió a que en las filas del Real Unión Irún jugaba uno de los ases del fútbol español y francés, René Petit, exjugador del Real Madrid, internacional por Francia, considerado como "uno de de los mejores de Europa en su puesto" y del que se ha dicho que fue el Di Stéfano de los años 20.


 Real Irún: Perico Icardo, E. Eceizabarrena, Marcelo Angosto, P. Gamborena, J. Anatol, B. Isaba, S. Urtizberea, J. Berges. Agachados: Pepito Echeveste, Lombart, E. Echeveste y René Petit. Foto cedida por Carlos Fernández de Casalevante, presidente del Real Unión de Irún (Publicada en El fútbol en Jaca de H. Casanova)

 Se daba la circunstancia de que René Petit, además de futbolista era ingeniero de caminos y se encontraba en ese momento trabajando en el proyecto de ejecución de las obras del pantano de Yesa, del que acabó siendo el máximo responsable de su realización final. Ese primer partido terminó con un honroso empate a 2. Formaron por los irundarras: Emery (abuelo del entrenador de éxito actual Unay Emery )  Anatol, Sola, Vicente, Gamborena, Regueiro (P), Gorricho, René Petit, Eceiza, Echeveste y Oñate. Y por los jaqueses: Puente, Latorre, Caujapé, Juanito, Terrén, Reverter, Azcuaga, Betrán, Aused, Campo y Costa. 
El otro partido se jugó el 31 de agosto, en favor del Colegio de Huérfanos Ferroviarios, del Hospital y de la Casa Amparo de Jaca. Ahora, con su verdadero nombre, el Real Unión Irún, venció a un Jaca reforzado por 5-2. En ambos encuentros, y como venía siendo habitual, el jugador más destacado de Jaca fue Terrén.

                                                        FÚTBOL Y REPÚBLICA


Había  terminado  el año con la ciudad de Jaca jugando en "la primera división política de España". Ríos de tinta corrían por todos los periódicos con el nombre de nuestra ciudad


Una de la numerosas reseñas del periódico
La Unión, con entidades y personas que colaboraban
 con dinero para ayudar a los presos encarcelados
 por el levantamiento de Jaca en favor de la II república



La insurrección republicana del 12-13 de diciembre de 1930 al mando de Galán y García había elevado a Pío Díaz a primer edil republicano, para, poco después, junto con otros paisanos, llenar la Torre de la Cárcel. 
Con anterioridad a la proclamación de la II república, y en consonancia con otras iniciativas, el 5 de abril de 1931  la A. D. Jaca jugó contra la F. M. E. de Zaragoza (3-3) un partido para mitigar las necesidades de los presos políticos encarcelados.


 5 de abril de 1931. Alineación del partido disputado en  beneficio de los presos republicanos. De pie: Puente, J. Astier, Marraco, Alós, Roldán, Terrén, Aused, Mallé, Reverter. Agachados: Herráez y Betrán. (El fútbol en Jaca de H. Casanova).
Ese mismo año, el 1 de septiembre, en medio de un ambiente caldeado, se cantó el alirón del Campeonato Provincial venciendo al Huesca por 3 a 1.
De nuevo parecían estorbar los niños peloteando por la ciudad y se les prohibió jugar en los glacis y en otros lugares públicos, pero, a cambio, se les dejó jugar en el Campo de la Victoria los martes, jueves y sábados.
En 1932 se logró el subcampeonato de la Tercera Categoría de Aragón contra el Amistad y se jugaron otros partidos amistosos como el disputado contra el Burdeos.
¡Cuánto había cambiado el fútbol en nuestra ciudad! Aquellos equipos formados por soldados de remplazo que quince años atrás goleaban a nuestros muchachos, ahora solían hincar la rodilla en los encuentros amistosos, como en el jugado contra el Rtº Galicia para celebrar el día de la Inmaculada, cuando Jaca les venció por un contundente 6 a
0. 
Participando en los Campeonatos Provinciales se llega hasta 1935, pero ni la brillantez pasada, ni la afición, ni el presupuesto de antaño eran los mismos. Así al menos quedaba reflejado en un artículo firmado J. Dumas "LA A. D. DE JACA ESTÁ EN PELIGRO DE MUERTE" (LU,31/X1935),  en el que añoraba la gloriosa etapa de los " Terrén, Duch, Iguácel, Mola, García etc. 
Un declive del que ya no se recuperaría. Los últimos partidos, antes del Alzamiento Nacional y la Guerra Civil, se jugaron el 12 y 14 de abril para celebrar el V aniversario de la República. El primero se disputó entre la "Sociedad y Cultura F. C", que orgullosa debutaba como el "equipo proletario de la localidad" contra otro equipo local el Club Deportivo Juventud . Venció el primero por por 7-1. Y el otro, el segundo partido, el del día 14, en el que se enfrentaron la Sociedad y Cultura F. C. contra una selección de jugadores de Canfranc y Sabiñánigo, venció la primera por 5-0. En aquel equipo de obreos jugaron: Aldave, Covarruvias, Rafael, Plágaro, Bueno, Pérez, Mallé, Cinto, Aused, Betrán, y Lacasta. 
 Al estallar la guerra se paralizó toda actividad deportiva hasta que el El Mercantil, en 1938, hizo correr de nuevo el balón de fútbol por la ciudad. Para entonces, el señor Cavero se negó a alquilar el campo de fútbol por el que se pagaban 50 pesetas, volviéndose a jugar en la Ciudadela y en el patio del Cuartel del Galicia, hasta que, en 1949, el Ayuntamiento compró el Campo de Castán donde  se iniciarán otras gestas futbolistas protagonizadas por el Ferrenal, el Venga Horizonte… 


Campos de fútbol: 1. Tras el Campo del Toro; 2. Corona de los Cuervos; 3. Cavero- Victoria; 4.Castán-Oroel; 5.Cuartel de la Victoria. Foto de 1954 (Centro Nacional de información Geográfica, Madrid) 










miércoles, 29 de abril de 2020

LASAOSA (Huesca). Canción para mi abuela, madre y padre.




Esta canción compuesta en el año 1976 se la dediqué a los pueblos abandonados de mi tierra aragonesa. Está inspirada en un pueblecito de la Guargera llamado Lasaosa situado en  la provincia de Huesca. De allí era mi abuela Dolores, del  mismo lugar en el que nacieron mis padres Valentín y Victoria y por el que, de vez en cuando, me dejo caer.  


Concurso literario en aragonés "O reino d´Os Mallos". Loarre (Huesca) diciembre 2016












viernes, 10 de abril de 2020

AYER Y HOY VI










                                  DESDE LA TAYLLATA





  A la dcha. la Tayllata, a la izad. el mesón de los Baños totalmente destruido por un incendio. Enfrente de él los antiguos baños reales todavía en uso, y al fondo el acceso a Jaca por Matafambres (1)
En la actualidad la Tayllata se encuentra atravesada por la avenida Perimetral y en parte por el colegio de las Escuelas Pías. (Foto FDPH)

Cuantos viajeros llegaban a Jaca por el antiguo Camino Real de Zaragoza, tras pasar el puente del mismo nombre sobre el río Gas, se topaban con algo tan consustancial a la ciudad como podía ser cualquiera de sus principales edificios. Se trataba de un peculiar accidente geográfico, la "Tayllata" (cortado), así fue llamada en la E. Media y Moderna, o "Pedreguilla", como lo acabaron nombrando en los siglos XIX y  XX: el talud más pronunciado de la meseta sobre la que se asienta la ciudad.
Situación sobre plano de 1890 
Esta fotografía se debió de tomar poco después del 17 de julio de 1897, fecha en la que se quemó el mesón de los Baños que se ve a la izquierda de la fotografía. Según leemos, "a las 12 de la noche del jueves las campanas de la ciudad dieron la señal de fuego. El fuego destruyó por completo todo lo que había dentro, salvándose milagrosamente sus ocupantes, que se vieron en la imperiosa necesidad de arrojarse por los balcones. Los esfuerzos de los bomberos fueron inútiles. Sus dueños, Martín Rabal y Petra Laclaustra, lo han perdido todo y LA UNIÓN (periódico local) ha abierto una suscripción a beneficio de dichos perjudicados confiando en la caridad de Jaca"


 Vista del valle del río Gas con el monte Cuculo al fondo, hacia 1920. Foto D. Dufol Álvarez 

Desde este privilegiado balcón, con la Tayllata a la derecha y con el mesón de Martín Rabal y Petra Laclaustra reducido a la mitad, pero totalmente reconstruido, estos jaqueses parecen haber encontrado su lugar favorito para contemplar la Peña Oroel y la vega del río Gas.

AYER                                           HOY 








Los árboles han poblado la pedreguilla de la Tayllata. Lo que quedaba del mesón se tiró cuando los padres escolapios decidieron trasladar sus colegio (edificio de ladrillo y pizarra) de la calle Mayor a este lugar, en 1984. Al fondo, la misma silueta de los montes de Guaso y Cuculo. Los bancos corridos, próximos a la trasladada ermita románica de Sarsa, vuelven la mirada al paisaje.

Vista meridional de Jaca, 1881. Publicada en Jaca, una ciudad que tuvo murallas, 2ª ed. 2020. V. Mairal 

Vista de la cuenca de río Gas desde  la Tayllata  



                                     LA CALLE BELLIDO



Calle Clavería en un día de mercado, con los Porches de la Plaza de la Catedral a la derecha. Foto Musée de Saint-Gaudens del fotógrafo Jean Bepmale, 1897
No sé si será porque esta calle probablemente es la más antigua de Jaca, pero lo cierto es que ostenta el récord de ser la que más veces ha cambiado de nombre. 
Lo que comenzó como un viejo camino que unía el antiguo Castrum situado en el actual convento de las Benitas con el núcleo de San Pedro el Viejo, acabó transformándose en un vial clave de uno de los ensanches preforales (1077) que tuvo Jaca.
Ese viejo camino terminará siendo conocido como calle de la Zapatería Negra al menos, desde 1103.
Tras abrir una nueva puerta en la muralla de la ciudad, durante los  siglos XIV- XV y XVI, la antigua calle dominada por el gremio de los zapateros, se nombra como calle del Portal Nuevo. En en 1603 aparece con un nombre, que con intermitencias y alternancias, llegará hasta finales del siglo XIX, la calle Clavería.

 Desde la Calle ClaveríaFoto Musée de Saint-Gaudens,
 del fotógrafo Jean Bepmale, 1897

 Entre 1692 y 1703 se llamó también calle de la Platería. En 1704 calle de la Plaza y en 1715  calle de Arguís
Entre 1721 y 1734 aparece nombrada, quizás confundida con la actual calle de la Puerta Nueva, con el nombre de  calle del portal Novo, y también como calle de los Arcedianos
Durante el siglo XIX reaparece la no olvidada calle Clavería, y desde la última década del siglo XIX hasta la actualidad la llamamos calle Bellido, en honor a D. Saturnino Bellido, ingeniero y director de la magna obra del Canal que trae el agua que corre por los grifos de la ciudad desde 1891.
 Obsérvese, en la primera fotografía, que en la acera de la izquierda no existe la apertura que en la actualidad forma parte del último tramo de la calle Zocotín en su salida hacia el norte. Sin embrago, desde el siglo XVIII existía un callejón, el Callejón de la Palma para transitar a pie hasta la Plaza de la Estrella (actual Ripa).
  

AYER                                                          HOY 


Jaca. Obras de peatonalización en la calle Bellido, 14 de marzo de 2020,  primer día de la cuarentena por la "Peste del siglo XXI" (coronavirus) 



           LA CALLE DEL CARMEN

Calle del Carmen, hacia 1897
 Foto Musée de Saint-Gaudens, del fotógrafo Jean Bepmale

De semblante señorial, la actual calle del Carmen fue una de las más transitadas; paso obligado tanto para los viajeros que desde el sur accedían a la ciudad por el Portal de los Baños como para los que desde Francia, por el portal de San Pedro, atravesaban la ciudad. Quizás ese tránsito esté relacionado con el nombre que tuvo durante la Edad Media la Bufonería  o  Buhonería (2) donde los buhoneros ofrecían su mercadería ambulante de poca monta. Posterior mente se llamó calle del Obispo de Urgel y, durante el siglo XVI y parte del XVII, de los Caballeros. En efecto, todavía queda alguno de los abundantes y bellos portales donde lucían sendos blasones aquellas familias de próceres jaqueses.
Comenzó a cambiar su nombre por el actual, Calle del Carmena partir de 1614, año en el que los carmelitas descalzos se trasladaron desde la ermita de la Victoria a la calle de los Caballeros para edificar su convento y construir entre 1646 y 1657 la iglesia del Carmen para el nuevo convento. Hasta hoy su nombre sigue siendo el de Calle del Carmen, salvo el paréntesis de la II República en que se llamó calle de Joaquín Costa. 

1.Iglesia del Carmen. 2.Colegio de las Misioneras Esclavas del Corazón de María
 (en blanco), anterior Convento del Carmen derribado en la década de los ochenta del siglo pasado. 3.Casa de la Misericordia. Ya en desuso tras una fuerte nevada terminó "espaldada" a mediados de los años 50 del siglo pasado. 
  Fotógrafo Jean Bepmale, 1897

Ciertamente esta calle, a finales del XIX y principios del  XX, gozó de mucha popularidad, en gran medida debido a que en el nº 6 se encontraba la que, en 1918, el culto maestro nacional Joaquín Celma llamó  "la Casa del Mundo Entero", oficialmente la Casa de la Misericordia.  En efecto, se trataba de una de las Casas del Ayuntamiento que servía para multitud de usos: salón de baile, sede de bomberos, consultorio de servicios profesionales de la profesora de partos (comadrona), escuelas municipales (nacionales), colegio electoral, clases de música y solfeo, juzgado y sala de audiencias, clases de dibujo para obreros, sede del orfeón, lugar de acogida de niños recién nacidos que de forma anónima se entregaban para su cuidado en la Casa de Expósitos… Madoz en su Diccionario a mediados del siglo XIX da razón de ella: "Hay en esta población una casa de espósitos edificada á principios de siglo para objeto tan caritativo: el edificio es de buena arquitectura y tiene cuanta comodidad y repartimientos son necesarios para el objeto á que se le destina: sostiene en el día 124 espósitos en lactancia, pero la pobreza á la que ha llegado el establecimiento, impide que se remonte este asilo de caridad al lugar que le corresponde; sin embargo la Junta de  Beneficiencia encargada de él, trabaja sin cesar para mejorar la suerte de los desgraciados que están bajo su celosa protección".




AYER                                                           HOY


Aparte de los cultos y las ceremonias que se celebraban en la iglesia del Carmen, aumentados en gran medida desde que los franceses, durante la Guerra de la Independencia, derribaran el convento extramuros de los franciscanos, el trajín y la relevancia de la calle se veían acrecentados por encontrarse en el nº 2 el Seminario Conciliar, extinto por un violento incendio el martes 27 de mayo de 1924.


Bomberos intentando mitigar 
 el incendio del seminario lanzando agua 

Fue un día negro para la ciudad; a primeras horas de la noche, con las campanas dando la señal de alarma, las llamas atravesaban toda la calle del Carmen. Durante 8 horas los jaqueses vieron con impotencia cómo el edificio quedaba totalmente en ruinas, solo se salvó la espadaña con la campana de la iglesia.      "El alcalde publicó un bando, invitando al vecindario a prestar concurso, durante la noche se intentó salvar el ajuar del Seminario y los demás enseres de los seminaristas; por las ventanas se lanzaban a las calles objetos que poco después eran trasladados a las casas vecinas, se quemó la biblioteca; el Cabo del distrito convocó a los individuos del Somatén para establecer los servicios pertinentes durante toda la noche por riguroso turno junto con la guardia civil, carabineros, fuerzas del regimiento Galicia y las de Artillería de la Guarnición… de madrugada llegó el tanque pedido a Huesca y un autobús de bomba de Canfranc…"  (La Unión 29 -V 1924)

 Calle del Carmen, 14 de marzo de 2020, primer día de cuarentena por la "Peste del siglo XXI" (coronavirus) 


                                                   CALLE DE SANTO DOMINGO


  Calle "Ancha" de Santo Domingo, hacia 1910. Hacía pocos años  que se había sustituido el antiguo chapitel de la torre de la cárcel por el que se ve al fondo de la foto. Se trata de otro de hierro de traza modernista que, por piezas, había llegado desde Zaragoza. Fue terminado de colocar el 12 de octubre, día de la Virgen del Pilar, de 1903 y desmantelado en 1968. Fotografía de  F. de las Heras


¿Santo Domingo? pues sí, Santo Domingo. Así fue para los personajes de la fotografía y para mí. Probablemente a los jóvenes de hoy ya no les diga nada ese nombre, y es posible que ni sepan ni recuerden que hasta hace unos años ese era el nombre de la iglesia y el de la calle de ese barrio de la parte sur de la ciudad de Jaca. 
Calle de larga tradición para los jaqueses, paso obligado de procesiones, cabezudos y danzantes... formó parte de la columna vertebral que partía la ciudad por la mitad de este a oeste. Al estar pegada al burgo de Santiago (en hebreo latinizado Jacob) y a la iglesia del mismo nombre, que evoca el paso de los peregrinos a Santiago de Compostela, durante los siglos XI y XII, la calle  aparece inmersa en el barrio de Sancti Jacobi o Iacobi.
Con el mismo nombre, pasado a lenguas vernáculas, aparece indistintamente como calle de San Jayme o San Jaime  durante los siglos XIV, XV, XVI y parte del XVII. Hasta que en 1614 llega a Jaca la orden de los predicadores  dominicos, que reforman la vieja iglesia y fundan junto a ella el convento de Santa Cristina (Santa Ana); desde entonces y hasta comienzos del siglo XX se conocerá como calle de Santo Domingo tanto la tradicional, la Calle Ancha de Santo Domingo, como la Estrecha de Santo Domingo.
La primera comenzaba en la torre del Reloj hasta la iglesia; la segunda (actual Campoy Irigoyen), girando noventa grados, transcurría por el lado septentrional de la iglesia para desembocar en el Pozo del rey, junto a la calle la Luna (actual Ramiro I).  


AYER                                                                           HOY 
 No sé muy bien la causa, pero a fines del siglo pasado el nombre de la calle de Santo Domingo desapareció del callejero, nada nuevo. El baile de calles viene siendo costumbre en la ciudad. Ahora ha tomado prestado el nombre de su vecina, el de la calle Ferrenal. En realidad tan solo han prolongado unos sesenta metros hacia el norte la calle cuyo nombre rezuma aires del medievo: el de unos campos que intramuros de la ciudad  estuvieron sembrados de forraje.    



     ENTRE LAS BENITAS Y LA PUERTA NUEVA




En torno a la Puerta Nueva. Fotógrafo Jean Bepmale, 1897

 Entrando a Jaca por el este era estampa habitual ver un gentío agolpado al amparo de la muralla, justo enfrente de una de las puertas de la ciudad, la Puerta Nueva. Entre bancos y a la sombra de unos jóvenes olmos, los habitantes de los pueblos cercanos: los de la Val Ancha, los de la Val Estrecha y los del llano de Bescansa, llamados "tuches" por los jaqueses, tanto los días feriados como los no feriados hicieron de este lugar uno de los puntos naturales de contratación y de mercado. 

Casi a diario se exponía allí ganado vacuno, lanar y cabrío, y en las ferias importantes, como las de San Pedro y San Lucas, en un puesto fijo asignado por el Consistorio municipal, el ganado porcino.
  

AYER (hacia 1897)                                               HOY 

AYER (hacia 1945)                                          HOY 
     
No solo fue el Árbol de la salud el que cayó en 1997. Este  fue víctima de la grafiosis, pero otros, como los que vemos a la derecha y los que estaban encima del talud, cayeron    víctimas de los engrasados dientes de cadena de las motosierras. Algunas piedras de la vieja muralla fueron a parar al muro que se ve a la izquierda. Sobre él, al fondo, todavía se observa la casa-taller donde el "cubero" elaboraba en la planta baja sus toneles, justo enfrente de la báscula donde los camiones pesaban su carga. 


Vista actual del tramo entre las Benditas y la calle de la Puerta Nueva 

Han pasado unos 120 años y los viejos olmos que algunos conocimos enfrente de la terraza de Casa Paco han sido sustituidos por ciruelos silvestres.

  Olmo, y huerto sobre la terraza
  de la muralla hacia 1935, F. de las Heras




El trocito de huerto que estaba justo a la izquierda de la calle Puertanueva, colgado en una terraza que se apoyaba en la muralla, ha desaparecido; en su lugar ha surgido una casa de color beige, y al otro lado de la terraza de Casa Paco resisten unos erosionados sillares que como una acumulación de fósiles revelan tiempos de asedios y luchas descarnadas en defensa de la ciudad. 



 Final de la calle Mayor. Fotógrafo Jean Bepmale, 1897 

 A la izquierda, la pared de la "aduana" del recién estrenado  fielato del Portal de Las Monjas. En este fielato, como en el del portal de San Francisco, se provocaban atascos de caballerías y carros sobre todo en días de feria, debido al celo con el que los funcionarios efectuaban las revisiones de los productos que se querían introducir en la ciudad. Al otro lado de la calle Mayor, en las bajeras del nuevo edificio surgido tras la demolición del Portal, aparece un oportuno negocio dedicado a abonos minerales para el campo y a productos relacionados con la agricultura y la ganadería. 
En primer plano, un comarcano preparando su caballería, ataviado con sombrero de ala corta de Sástago, camisa blanca, blusón oscuro de dril anudado, faja, calzón, zaragüelles, pealetas y alpargatas de cáñamo. 

AYER                                              HOY


Final de la calle Mayor, 2020

En primer plano, a la izquierda, un cubo de la vieja muralla reciclado, desde 1550, en ábside de la iglesia de las monjas benedictinas. Al otro lado de la calle, el viejo edificio ya ha cumplido unos 120 años y, sin embargo, gracias a una excelente restauración conserva un buen estado de salud. En su planta baja mantiene otros negocios adaptados a las necesidades de hoy. Y al fondo, por una de esas casualidades de la vida, sobrevive un pequeño paño de la muralla medieval de Jaca.  


 (1)  Camino de Matafambre = Los viejos del lugar cuentan que  en un año de malas cosechas, los campos que lidaban con el camino, libraron a la población de pasar habre.
 
(2)
Bufonería = Buhonería. Según diccionario de la Real Academia Española (llamado de Autoridades) Barcelona. S. A.